Share This

Follow Us

+34 963.828.349     info@economiadelagua.com

  • Home
  • Noticias
  • La consellera Carolina Pascual visita el proyecto GUARDIAN del que el Grupo Economía del Agua es socio

Noticias

Nuevo artículo publicado en la revista “Sustainable Cities and Society” titulado: Cost analysis of the facilities deterioration in wastewater treatment plants: A dynamic approach

En este artículo se analiza la relación económica entre los costes del mantenimiento y los aumentos de las infraestructuras. Se realiza una modelización económica con el objetivo de proyectar y predecir los costes del mantenimiento de las instalaciones. Señalamos, entre otras conclusiones, la necesidad de reforzar los mantenimientos preventivos con el objetivo de disminuir las averías y en consecuencia los mayores costes económicos que suponen. 

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2210670719300484?via%3Dihub

 

Ponencia en el Congreso AECR Valencia 2018: Tarifas de agua: Establecimiento de un marco regulador para hacer frente al deterioro de las infraestructuras. Grupo Economía del Agua, Lledó Castellet

Aunque en España el precio del agua se ha ido incrementando paulatinamente a lo largo de los años, se ha observado que la inversión en el mantenimiento y la renovación de las infraestructuras hidráulicas es inferior a la realizada en otro tipo de infraestructuras urbanas.

Para hacer frente a la #obsolescencia de las instalaciones de agua es necesario establecer un marco metodológico global que permita regular esta situación, así como los mecanismos de actualización que se utilizan para establecer el precio y la tarifa del agua.

Además, estos mecanismos deben garantizar el cumplimiento de los principios fundamentales establecidos en la Directiva Marco del Agua (DMA). En este caso, las tarifas de agua no solo deben cubrir todos los costos de servicios de agua, incluidos los costos financieros, el costo del recurso y el costo ambiental, sino también el consumo responsable del agua y el mantenimiento de la equidad en el acceso Al agua potable ya los servicios de saneamiento.

 

Ponencia en el Congreso AECR Valencia 2018: La presencia de contaminantes emergentes en el agua residual urbana. Grupo Economía del Agua, Águeda Bellver

La presencia de contaminantes emergentes en las aguas residuales (fármacos, productos de higiene personal y conservantes) se ha convertido en el nuevo foco de atención en la gestión de las aguas residuales.

Los procesos de depuración convencionales (fangos activos y aireación prolongada) no consiguen su completa eliminación, favoreciendo que los contaminantes emergentes salgan de la depuradora y lleguen a las masas de aguas superficiales y subterráneas.

Los efectos  tóxicos que éstos generan en los organismos vivos son visibles a largo plazo, lo cual implica que su impacto en los  ecosistemas no ha de ser pasado por alto. Su origen se ubica en las zonas urbanas, al ser compuestos ampliamente consumidos por la población.

Por lo que sería conveniente realizar  análisis más concretos de esas áreas urbanas y sus características. Así como  estudios desde un punto de vista económico y ambiental de las nuevas tecnologías de tratamiento del agua residual que están en fase de desarrollo.

Todo ello, con un objetivo doble:

  1. Reducir la concentración de contaminantes emergentes en el efluente de las depuradoras
  2. Fomentar la reutilización del agua minimizando los riesgos ambientales, económicos y sociales

 

Ponencia en el Congreso AECR Valencia 2018: Gestión del mantenimiento en infraestructuras. Grupo Economía del Agua, Vicent Hernández

 

La gestión del mantenimiento es una de las principales preocupaciones en las infraestructuras hídricas. Los costes del mantenimiento crecen a lo largo del tiempo, debido a reemplazos y roturas asociadas a la fatiga de los activos, repercutiendo en la #gestión de los equipos.

Conocer el estado actual de los equipos que forman parte de la infraestructura del ciclo del agua (tanto potable como residual) aporta al operador información relevante para predecir y planificar las tareas de prevención o reemplazo.

Estas tareas tienen como objetivo mantener los niveles de calidad exigidos, en lo que a depuración de aguas residuales se refiere, así como minimizar los riesgos en el proceso de tratamiento en sí mismo.

El estudio de metodologías de gestión del mantenimiento, como la búsqueda de diferentes indicadores, permite interpretar las múltiples variables que afectan a los equipos, mejorando la gestión integral del ciclo del agua (siempre dentro del marco de la economia circular).

 

Reunión con el President de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig para presentar el Congreso de la AECR

El pasado 21 de noviembre, el Grupo de Economía del Agua se reunió con el Presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, con el objetivo de presentar el Congreso de la Asociación Española de Ciencia Regional # AECR, cuyo lema era "Hacia un modelo económico más "social y sostenible".

 

En la reunión con el presidente se habla de la importancia y el interés, tanto a nivel regional como nacional, de las distintas áreas temáticas que aborda el congreso, especialmente en el carácter multidisciplinar como punto fuerte de este, y que sólo es posible aa través de de esta perspectiva se convierte en una visión global de modelo económico, que se adapta a las políticas y se adapta a las estrategias a los que se refiere el crecimiento económico sostenible y el nivel de bienestar que todos deseamos.

 

La problemática acerca de la disponibilidad de recursos hídricos a nivel global y en el caso concreto de la Comunidad Valenciana fue también protagonista de la reunión con el Presidente. El coordinador del Grupo de Economía del Agua (y presidente del Comité Organizador del Congreso), Francesc Hernández Sancho, remarcó la necesidad de traducir su visión multidisciplinar en el ámbito de la gestión de los recursos hídricos. La temática tratada en el congreso a través de las diferentes sesiones especiales. El presidente destacó la complejidad en la gestión de los recursos hídricos en el territorio valenciano y valoró positivamente el enfoque desde el Grupo de Economía del Agua.

 

II Jornadas de Economía Circular celebradas en Riba-Roja

El grupo Economía del Agua asiste a las II Jornadas de Economía Circular recientemente celebradas en Riba-Roja. En el marco de la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático se presentó el proyecto europeo GUARDIAN. Una innovadora apuesta centrada en construir un sistema hidráulico basado en la construcción de torres coronadas por aspersores para el riego con agua residual regenerada- sistema SIDEINFO- y la ejecución de barreras verdes compuestas por las características más resistentes al fuego. Estas actuaciones garantizarán el futuro ambiental de la Vallesa y el Parque Natural del Turia.

#Ribarojacircular  # Innovación  #agua  #medioambiente #investigacion  #economiacircular  # València

 

Seminario sobre la regulación económica de los servicios de agua: incentivos a la eficiencia y tarifas sociales.

Seminario sobre la regulación económica de los servicios de agua: incentivos a la eficiencia y tarifas sociales. Impartido por Alexandra Gonçalves da Cunha (directora del departamento de Gestión de Aguas de la Entidad Reguladora de los Servicios de Agua y Residuos de Portugal (ERSAR).

Jueves, 7 de junio a las 12.30 horas

Lugar: Salón Ignaci Villalonga. Facultad de Economía

Universitat de València (Campus dels Tarongers)

AV. dels Tarongers, s / n

Valencia

Ante la sequía: "hay que actuar tanto en la oferta de los recursos como en la demanda. No demos por buena toda el agua que decimos necesitar"

Las escasas precipitaciones se localizan en la costa y no en el interior, que es donde están las cabeceras de los ríos que alimentan los pantanos y que se encargan de abastecer a ciudades y regar la huerta.

En el Segura se reúnen. «Hay que prorrogar las medidas destinadas a ahorrar agua». La actual coyuntura es de «extrema escasez». Ya dijeron en octubre que la situación de la cuenca no iba a permitir garantizar todas las demandas con las reservas disponibles. Y eso significa que hay que priorizar. Primero, el consumo humano. Segundo, el caudal ecológico del río Segura.

¿Qué ha pasado? Llevamos cuatro años de sequía y en Alicante están en situación de emergencia. Ya no llega agua del trasvase procedente del Tajo porque los embalses de Entrepeñas y Buendía están bajo el mínimo que permite una transferencia hacia el Segura. «Especialmente preocupante es la situación de los pantanos de la cabecera de cuenca, que se hallan al 6% de su capacidad» en una época en que deberían estar recargándose para poder afrontar las estaciones más secas del año con garantías. Pero no llueve.

 

 

No es una situación nueva. Estamos acostumbrados en la cuenca mediterránea a lo que los expertos llaman 'estrés hídrico', con periodos cada vez más prolongados de sequía, que se agravarán en un futuro debido al cambio climático. Pero todas las expresiones de extrema escasez, de emergencia, dichas por parte de la junta de gobierno de una institución como la Confederación Hidrográfica del Segura suenan a problemas graves.

La sobreexplotación de acuíferos es uno de los problemas en la zona mediterránea

Joaquín Melgarejo es director del Instituto del Agua y de las Ciencias Ambientales de la Universidad de Alicante. Y resume muy claramente lo que hay que hacer: «Tenemos que mimar el recurso, porque todo nuestro paradigma de crecimiento depende del agua». Más en una provincia que ha tenido que poner en marcha fábricas de agua, es decir desalinizadoras, para poder abastecer a la población. No hay suficientes recursos hídricos para atender las demandas si no hay una mayor oferta.

Cuenca del Júcar

En la cuenca del Júcar, que en la Comunitat Valenciana coincide más o menos con la provincia de Valencia, no se habla de la misma extrema urgencia, pero la situación podría calificarse como preocupante. Es verdad que el año hidrológico 2016-2017, que empieza en octubre y acaba con el final del verano, fue especialmente húmedo, y durante los meses de diciembre y enero se llegaron a recoger 500 litros por metro cuadrado. ¿Entonces, cuál es el problema? Pues que las lluvias se concentran en la costa y no en la cabecera de los ríos, donde están los grandes embalses que suministran agua a las ciudades y permiten regar la huerta valenciana. «El almacenamiento clave se encuentra en Alarcón y Contreras, en los embalses de cabecera, grandes, porque con periodos de sequía de cuatro o cinco años, como los que tenemos aquí, necesitamos pantanos que nos permitan un almacenamiento hiperanual», explica Manuel Pulido, director del Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente de la Universidad Politécnica de Valencia.

 

Riegos eficientes

En realidad, quienes mejor conocen esa realidad son los regantes, acostumbrados a disponer de poca agua. «Aquí sabemos que es un bien escaso, que lo debemos cuidar; hay una gran conciencia y por ello se ha modernizado el regadío instalando riego por goteo en una buena superficie agrícola de la Comunitat», explica un representante de los regantes. Las cifras hablan de entre un 70% y un 80% de riego eficiente. Sobre todo porque es la agricultura la que se lleva los grandes volúmenes de agua en la Comunitat. Los porcentajes son de un 80% para la tierra, un 15% para el consumo humano, un 5% para uso industrial. Ignacio Morell, catedrático de Hidrogeología de la Universitat Jaume I de Castellón, explicó en una jornada sobre mejora en la producción de cítricos que en los últimos veinte años el sector ha hecho un gran esfuerzo, de manera que la agricultura valenciana «consume hoy entre el 60% y el 70% menos de agua».

Francesc Hernández, director del Máster de Gestión de Recursos Hídricos de la Universitat de València, cree sin embargo que se puede hacer más, porque hay todavía mucho riego por inundación. «El problema es que si hay restricciones presupuestarias una de las primeras víctimas es la ayuda a la reconversión de regadíos. Eso demuestra que no es prioritario y que depende más de la voluntad o de una disponibilidad presupuestaria puntual». Además, Hernández cree que no se puede echar la culpa a los agricultores, que actúan «como seres racionales, y que al final se puede preguntar: ¿por qué tengo que cambiar el sistema de riego si no es una inversión justificada por los beneficios? A no ser, claro está, que me obligues a nivel normativo».

 

Esa escasez implica la que ha hecho que las cuencas del Júcar y del Segura sean de las más reguladas que existen, pues durante el siglo XX se construyeron los grandes pantanos, después llegaron los trasvases, más recientemente los sistemas que permiten la reutilización de agua de las depuradoras y también las desalinizadoras. Porque si no hay suficiente agua, si hay que fabricarla, se hace. Porque la oferta disponible no cubre la demanda.

Y tradicionalmente los esfuerzos se han centrado en aumentar la oferta de recursos. Por ejemplo, con la construcción de pozos. El problema es que la disponibilidad de agua en el subsuelo también se agota, y cada vez hay que perforar a más profundidad, con los costes ambientales y energéticos que produce. De hecho, la sobreexplotación de los acuíferos es uno de los grandes problemas ambientales que existen en la zona mediterránea, porque, como dice Francesc Hernández, es casi imposible recuperar un acuífero agotado. Se ha perdido para siempre. Joaquín Melgarejo explica que en Alicante ya hay zonas donde las perforaciones llegan a los 200 metros de profundidad.

Y aquí entra en juego el precio. Mientras que en Valencia las grandes infraestructuras están amortizadas por los usuarios y esa agua tiene un coste prácticamente cero, según explica Hernández, en Alicante la situación es muy diferente. A falta de recursos superficiales suficientes, el agua hay que comprarla, ya sea la que proviene del trasvase Tajo-Segura, en menor medida del Júcar-Vinalopó, por el coste energético de extraerla de los pozos o más recientemente de las desalinizadoras. «En Alicante es un bien tan escaso que sabemos que lo tenemos que mimar».

En la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, responsable en la gestión del agua en municipios tan importantes como Alicante, Elche, Orihuela o Torrevieja, ya lo avisaron la pasada semana: estarán vigilantes para que los ayuntamientos hagan una mejor gestión del agua y no se malgaste. Es decir, no hablan todavía de restricciones para el consumo, eso llegaría en última instancia.

Conforme los recursos hídricos van escaseando cada vez más, además de que el acceso se complica y hay que pagar más por él, comienzan las tensiones. Porque el agua es un bien de primera necesidad y por tanto Estado tiene las competencias, pero... ¿a quién pertenecen los caudales del río Júcar, que nace en Castilla-La Mancha y desemboca en Valencia? Aquí intervienen los derechos de agua adquiridos a los usuarios. Y aquí, cuando hay escasez, incluso los gobernantes de cada lugar contribuyen a las tensiones. Sucede en el caso del trasvase Tajo-Segura, donde el Gobierno de Castilla-La Mancha ha recurrido las decisiones del Ejecutivo central de transferir caudales hacia la Comunitat Valenciana y Murcia. Y todos los recursos los ha perdido.

 

Objeciones a los trasvases

Sucedió también con el proyecto del gabinete de Aznar, que puso sobre la mesa la posibilidad de construir un trasvase en el Ebro para llevar agua a las zonas más áridas de la Comunitat. Las tensiones sociales y políticas que provocaron denotan muchas veces esa falta de solidaridad entre regiones. Manuel Pulido habla, sin embargo, de las objeciones que provocan este tipo de infraestructuras. Con la directiva europea del agua, los usuarios, los destinatarios finales de esos caudales, tienen que asumir el coste de una obra tan importante. Y deben comprometerse por escrito. Además, debería garantizarse que en los próximos cuarenta o cincuenta años la cuenca emisora, en este caso la del Ebro, tuviera excedentes para poder garantizar agua para el trasvase. «Lo estamos viendo en el caso del Tajo-Segura, y con las predicciones que manejamos para las próximas décadas por el cambio climático, no se puede garantizar».

Así que toca buscar nuevas vías. Y se pone sobre la mesa la desalinización. Según la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, el agua de las plantas ya supone el 60% del abastecimiento en municipios como Alicante, Murcia o Elche. En los últimos años, el precio del agua obtenida mediante este método se ha reducido notablemente por la mayor eficiencia de las plantas. Si hace unos años era de 0,80 euros por metro cúbico, ese precio ha disminuido hasta 0,30 euros, lo que permite que el acceso a este agua sea mayor. Todavía hay algunos problemas, como el coste energético que tiene -no deja de ser una fábrica, de agua, pero fábrica-, no sólo para desalinizar, sino para subir los caudales hacia donde se necesita. En el caso del agua del trasvase es más sencillo, ya que usa la gravedad para llegar hasta las zonas receptoras. Pero, según Pulido, esta forma de obtener el agua es una solución local.

O los caudales que llegan de las depuradoras, donde los últimos tratamientos ya permiten que el agua se pueda reutilizar dos, tres y hasta en cuatro ocasiones. El riego de jardines, la agricultura, el baldeo de calles, los campos de golf, pueden aprovechar un recurso que de otra forma desaparece en el mar. Ahí sí se ha perdido definitivamente, porque, además, al mar no le hace falta. El problema son los derechos de agua adquiridos. ¿Por qué va a usar un regante agua de la depuradora si tiene acceso a la superficial que discurre por la acequia?

¿Qué pasa cuando el agua tiene que llegar hasta el grifo de nuestras casas? Los expertos coinciden en la falta de inversiones en el subsuelo, en toda el agua que se escapa por canalizaciones deficientes. Hay municipios donde estas pérdidas llegan a ser del 50%. Es decir, que se deja escapar la mitad de los caudales que deberían llegar a las casas. Y, según explica Francesc Hernández, es agua que ya no está disponible, no sabemos dónde va y probablemente no sirva para nada.

 

El caso de Benidorm

En este sentido, Melgarejo vuelve a poner la provincia de Alicante como referencia por ese cuidado del recurso. Por ejemplo, Benidorm, donde un 95% del agua que llega al sistema de canalizaciones termina en su destino, donde apenas se pierde una gota por el camino. ¿Y eso cómo se consigue? Con mucha inversión y también con formación, porque «los técnicos tienen una alta capacitación y Benidorm, que es una ciudad muy compleja, ha alcanzado unos niveles de eficiencia que no se obtienen en ningún otro lugar». Todavía queda mucho para que el resto de las ciudades de la Comunitat lleguen a estos porcentajes.

¿Y el precio? El problema es que no tiene mucho que ver lo que se paga en el recibo del agua con lo que se consume. Tradicionalmente se ha usado como cajón de sastre por parte de los ayuntamientos para recaudar en otros conceptos, por ejemplo la recogida de basura. Todos los expertos consultados aseguran que esto es una mala praxis, ya que se aprovechan de la baja morosidad de este recibo, que además está en manos municipales. Nadie deja de pagar el agua. Además, se carga otro tipo de impuestos, e incluso, en el caso de Valencia y su área metropolitana, se introdujo otro concepto, el Tamer, que venía básicamente a pagar el desfalco que se produjo durante años en Emarsa, la depuradora de Pinedo.

Lo que ha quedado en evidencia es que en la Comunitat Valenciana sabemos qué es la escasez, convivimos más o menos bien con periodos de sequía prolongados, que solamente han repercutido en el suministro humano de forma puntual, en poblaciones pequeñas, y con cortes durante el periodo estival, o que afectaban a algunos usos. Pero el panorama que se presenta en el futuro no es halagüeño. Y hay que actuar tanto en la oferta de los recursos como en la demanda. «No demos por buena toda el agua que decimos necesitar», concluye Hernández.

Fte: http://www.lasprovincias.es/economia/escaparate/sequia-amenaza-recursos-20171219002323-ntvo.html

Hidraqua y la Universidad de Valencia elaboran un estudio para mejorar la sostenibilidad ambiental en el tratamiento de aguas residuales

Esta iniciativa incluye además parámetros de eficiencia energética y económica y estará centrada en las depuradoras que la empresa del ciclo integral del agua gestiona en Riba- Roja y Torrent

Hidraqua y el Grupo de Economía Aplicada de la Universidad de Valencia han firmado un convenio de colaboración con el fin de llevar a cabo un estudio, que de una manera integral, aborde el desarrollo e implementación de tecnologías novedosas para el tratamiento de aguas residuales urbanas e industriales, incluyendo su modelización y análisis de eficiencia y sostenibilidad económico-ambiental.

Jordi Azorín, director territorial de Hidraqua en la provincia de Valencia, y Francesc Hernandez, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Valencia y director del Máster en Gestión de Recursos Hídricos, han sido los participantes en el acto de firma y serán los encargados de liderar este proyecto por parte de las dos entidades.

 Las actividades de investigación a realizar girarán en torno a las tecnologías consideradas como más novedosas y con mayores expectativas de futuro de cara a conseguir un tratamiento del agua más eficiente y sostenible” según ha declarado Azorín durante el acto de firma.

En concreto, las depuradoras gestionadas por Hidraqua que participarán en este estudio serán las ubicadas en Riba-Roja y Torrent. Asimismo, las propuestas tecnológicas a estudiar permitirán promover un avance significativo sobre todo en la reducción de la generación de lodos y en la minimización de los costes energéticos por mejora en la concepción y explotación. Por ello, se analizará su sostenibilidad económico-ambiental para poder disponer de un abanico de posibilidades y limitaciones que permitan evaluar qué tecnología es la más adecuada para cada escenario.

El plan de trabajo se ha estructurado en un total de 3 fases o bloques de tareas, que abarcan desde la definición de los objetivos, el desarrollo de indicadores, el análisis de la eficiencia y los estudios de sostenibilidad.

La principal innovación del proyecto consiste en el uso de Modelos Data Envelopment Analysis (DEA) para el estudio de la eficiencia técnica y económica en cada una de las fases del proceso de tratamiento de aguas residuales. A su vez, se llevará a cabo un estudio de sostenibilidad económico-ambiental para evaluar propuestas tecnológicas innovadoras.

La obtención de un efluente de calidad bajo criterios de sostenibilidad económica y ambiental supone un importante reto tecnológico que, a su vez, representa una oportunidad para la innovación en el campo del tratamiento y reutilización de las aguas residuales.

 Además de su evidente interés para las aplicaciones a escala nacional, es importante destacar el mercado potencial que se está abriendo en otros países, especialmente del ámbito mediterráneo y latinoamericano. Sin duda, las empresas necesitan disponer del conocimiento necesario en referencia a las mejores tecnologías disponibles para abordar de manera óptima el tratamiento de las aguas residuales tanto urbanas como industriales” ha añadido Hernandez.

Así, se requiere emplear nuevos procesos más eficientes en el uso de la energía, con menor uso de aditivos químicos y que hagan un mejor uso de subproductos como el lodo o el biogás. También es preciso desarrollar e implementar sistemas de tratamiento a pequeña escala que reduzcan el uso tan generalizado de largas conducciones de transporte de aguas residuales.

 

fte: http://www.eldiario.es/cv/medio_ambiente/Hidraqua-Universidad-Valencia-sostenibilidad-tratamiento_0_723377876.html 

http://www.lavanguardia.com/local/valencia/20171228/433926340118/hidraqua-y-uv-se-unen-para-mejorar-la-sostenibilidad-del-tratamiento-de-aguas.html

 

Contacto

Please, enter your name
Please, enter your phone number
Please, enter your e-mail address Mail address is not not valid
Please, enter your message

Sobre Economía del Agua

Somos un grupo de investigación multidisciplinar con más de 15 años de experiencia en el sector de los recursos hídricos.

Dirección

Departamento de Economía Aplicada II, Universidad de Valencia
Campus dels Tarongers. Avda. dels Tarongers S/N. 46022 Valencia, España
Teléfono: +34963828349

Links

Proyecto Guardian: Green Urban Actions for Resilient Fire Defense of the Interface Area